fragilidad

Planteamiento conceptual

“Hay una contradicción entre el hombre y la naturaleza, ya que el hombre destruye la naturaleza para construir su propia civilización”.
Hiroshi Sugimoto

Calles repletas de gente con prisa, de ruidos, de coches, de móviles con vida propia hablando unos con otros, de manifestaciones y festejos. Una infinita confusión. Y … al sur de la ciudad, a lo lejos, la tranquilidad del mar, que aún estando embravecido es infinitamente más silencioso.
Uno puede observar el cielo y el mar y ese horizonte que los separa, mientras lo va envolviendo el silencio, poco a poco.
Parar el tiempo, congelar instantes a través de imágenes construidas y contemplativas. La construcción de un sentimiento en un teatro natural, a través de figuras de papel simbolizando la paciencia. Para crearlas se necesita el trazo firme que confiere la experiencia a las manos, a la vista y al pensamiento.
El papel es frágil, simple, aparentemente sin valor por la cotidianidad y por la facilidad de acceso. Pero, ese papel, con un simple gesto se transforma en una figura que evoca un sentimiento, un recuerdo o una reflexión sobre lo que nos estamos perdiendo.
A través de la serie observaremos figuras sin artificios, pero, que no pertenecen a esas escenas, que no casan, tal y como sucede con la paciencia, que no casa con un día a día de prisas e inmediatez.

En un concepto de contraposición a nuestra sociedad actual, es donde sitúo el proyecto, con el que inicio una reflexión sobre la conveniencia de ralentizar, de pararse a pensar y, entre otras cosas, sobre la importancia de fomentar la cultura de la paciencia y el esfuerzo.
He querido construir imágenes minimalistas y silentes, que sean capaces de reflejar un alegato visual a favor del esfuerzo y de la paciencia. El proyecto se basa en la construcción de imágenes, cuya base son paisajes, que tienen que ver con el mar, la tierra y/o el aire, en los que aparece una figura (de origami y Kirigami) yuxtapuesta. A través de seis imágenes muy sencillas he intentado acercarme a una visión crítica de nuestra sociedad actual.

Hiroshi Sugimoto, que ha sido mi referente, tanto conceptual como formal,comentaba que “las imágenes en blanco y negro cuestionan el tiempo e invitan a la reflexión”, estas son dos de las razones por las que he trabajado en blanco y negro, intentando conseguir una amplia gradación tonal.